viernes, octubre 07, 2016

Historia Clínica Electrónica en Swiss Medical Group.

Hasta ahora teníamos cinco sistemas de historia clínica electrónica; en 2018 tendremos uno solo. Eduardo Del Piano, Gerente Corporativo de SMG, cuenta los pormenores de la apuesta y explica cuáles fueron –y son– los principales desafíos.
Después de un proceso que llevó más de nueve de años de búsquedas e investigaciones de mercado, en marzo de 2016 el Swiss Medical Group (SMG) arrancó con la implementación de su nuevo sistema de historia clínica electrónica (HCE), que unificará las prestaciones de todos sus centros en una sola plataforma. La estrategia comenzó en el Sanatorio Los Arcos de Buenos Aires, en septiembre hacen la prueba en vivo en el Sanatorio Agote y a comienzos de 2018 ya deberá estar operativo en todo el Grupo.
¿En qué consiste el nuevo sistema de HCE que están implementando?
Es un sistema de historia clínica digital que cubre de punta a punta todos los procesos asistenciales. La idea es llegar con esta misma solución a los 8 sanatorios, 11 Centros Médicos, 7 Centros Odontológicos, 3 vacunatorios y para cuidados domiciliaros en todo el país. Estamos haciendo un roll out; tenemos que armar procesos unificados para todos. No es simple; sólo la implementación en Los Arcos llevó un año y medio. Hasta ahora teníamos cinco sistemas distintos; a comienzos de 2018 estaremos en uno solo.
¿Cuáles son los beneficios de esta migración?
El primero es que nos ordena, porque los procesos ahora son estándares: la admisión, la dispensación de medicación, la prescripción, se estandarizan para todos los sanatorios. Al estar todo trabajado por procesos y sistematizado, todos estamos involucrados en el cambio; ya no se puede tomar una decisión unilateral en farmacia sin tener en cuenta a enfermería o al área de compras, por ejemplo. Otro aspecto es que involucra y responsabiliza a todos. Las prescripciones que hace un médico, las dispensaciones de una enfermera, las indicaciones que se dan, quedan registradas en un sistema con el nombre y apellido de quien las hizo. Hay un refuerzo de la responsabilidad y eso hace que los pedidos y las solicitudes sean más racionales.
¿Y en cuanto a la calidad del servicio?
La misma solución brinda alertas o alarmas, que ayudan a evitar los errores e inconsistencias a la hora de hacer prescripciones o llevar adelante el tratamiento. Por ejemplo, si las dosis que se están solicitando se salen de unos umbrales que están marcados previamente, salta un alerta. Como además se puede tener registro de todas las que se van produciendo, si un médico va a prescribir algún medicamento que impacte con algunas de las alergias declaradas del paciente, el sistema te lo advierte. Uno tiene que pensar que cuando está internado hay varios actores que van pasando por nuestro cuidado, y el tener un sistema donde queda registrado el continuity del tratamiento da mayor seguridad; la transferencia de un turno a otro es más simple también. Antes había que ir a los papeles. El tercer punto es que este cambio unifica: todos acceden a la misma información en cualquier punto del país en el que se atienda el paciente: el médico de guardia, el de cabecera, la enfermera, el kinesiólogo. O sea, no sólo estamos integrando la información de todo un sanatorio, sino que unificamos toda la red prestacional que tenemos.
¿Cuál es el software que eligieron? ¿Ya estaba en el país o son los primeros en traerlo?
El software es CSC y somos los primeros en usarlo en Argentina. Originalmente, pertenecía a iSOFT, una empresa australiana especialista en soluciones de salud, con implementaciones en todo el sistema sanitario de Inglaterra. Luego fue adquirido por el Grupo de Sanidad de CSC, una de las multinacionales líderes en el área. La versión hispana, que es la que tenemos nosotros, tiene su centro de desarrollo en Málaga (España). Perú y México cuentan con implementaciones de ellos.
¿Cómo y por qué fue la elección de CSC?
Hace unos años evaluamos varias alternativas y lo que encontramos en CSC es que el core de ellos es salud; los diálogos facilitaron la decisión. Además, es una solución muy amigable, bastante intuitiva, lo que ayudó a convencer, sobre todo, a las áreas médicas. Uno siempre se tiene que acordar que estos proyectos tienen varios desafíos y uno importante es que la herramienta de trabajo de médicos y enfermeras no es el sistema, sino el bisturí, la medicación, el paciente. En este sistema encontramos esos lenguajes comunes y, obviamente, una propuesta económica financiera atractiva.
¿Cómo lo recibieron las áreas médicas?
Yo me sentí muy contento porque el primer día que lo implementamos hicimos una reunión y nos aplaudieron todos. Es el proyecto más grande de mi carrera profesional y el proyecto más grande en el que invirtió Swiss Medical. Se armó un gran equipo entre médicos, administrativos y sistemas y todos comprendieron que no era un proyecto de la gerencia de Sistemas sino de todos. Creo que ese fue uno de los factores del éxito que tuvimos. Obviamente, hay mucho para mejorar, y estamos evolucionando. Todos estamos aprendiendo.
¿Cuál fue la inversión total?
Alrededor de US$ 15 millones, si tomamos en cuenta el licenciamiento de software y el hardware… a eso hay que sumarle los recursos externos.
¿Cómo fue el tema de la capacitación para los médicos?
Ese es uno de los puntos más difíciles de un proyecto de esta magnitud. Sólo en Los Arcos tuvimos que capacitar a 3.500 usuarios (el Grupo tiene 11 mil empleados en total). Armamos tres centros de capacitación; formamos instructores, que nos acompañaron también en la implementación y en los entrenamientos, porque hicimos más de una salida en falso; armamos guías con video… La gente se presta, pero dentro del horario laboral, con lo cual hay otro problema porque hay que reemplazar al personal que se está capacitando.
¿Están trabajando en otro proyecto de tecnología?
Este es el más grande de Swiss Medical porque, aparte, la estrategia del grupo es crecer en el área asistencial, con lo cual tenemos que acompañar… estamos construyendo un sanatorio en Salta; avanzamos con el Hospital Español en Mendoza; en febrero abrimos un centro médico en Campana. Más allá de eso, estamos trabajando fuertemente para sumar aplicaciones móviles y mejorar lo que nosotros llamamos herramientas de autogestión para nuestros clientes. Lo que quiero es llevar la mayor cantidad de procesos hacia afuera de la compañía.
 

Leído en eHealth Reporter

1 comentario:

Orlando Carnota dijo...

Creo que es un aporte muy importante hacia la interoporabilidad de los sistemas automatizados de gestión de salud, pues ayuda a resolver problemas básicos tales como la continuidad del servicio,. la orientación a procesos de la organización, la reducción de despilfarro y una atención orientada realmente al paciente.